miércoles, 5 de octubre de 2011

De safari en casa...


Vale... admito que me va gustando el cómo está quedando mi casita después de tanto tiempo lijando, pintando, etc... pero aún no terminamos y ya estoy algo cansada de tanto limpiar, pintar y tener las cosas en todas partes y en ninguna.

Hemos sacado los sofás al patio, estamos sin ventanas, la mesa de comedor está en proyecto de restauración, así como la mesa de centro y las lámparas... pero... hoy no han venido a lijar las paredes y se suponía que mañana ya podría empezar a pintar la sala... los niños comen sentados en un sofá y sus mesas son unas banquetas... claro que a ellos les resulta sumamente entretenido... pero yo ya empiezo a sentir que vivo en un auténtico caos.

La cocina está llena de polvo, las habitaciones siempre cerradas, no sirve de nada limpiar porque vuelve a estar sucio al min.... quiero acabar ya!!!.

Y lo peor de todo es que aún cuando la casa termine pintadita y arreglá... faltaría sacar ventanas para limpiar, sacar todo lo de los armarios para limpiar y organizar... pero por qué se me ocurren las cosas a un mes de ir al hospital????.

El colmo... que aún ni empiezo con la bolsa del hospital... soy precavida, eh???, Jajaja!.
Debe ser que la pobre es la tercera... con Sofía tenía la bolsa lista a los 5 meses de embarazo, con Diego a estas alturas también, y ahora... casi me estoy viendo en el hospital recién parida y sin camisón...

En fin... empiezo a ver mi casa como una jungla... ahora voy a buscar a las fieras para que mi dulce hogar parezca un safari en toda regla...

Eso sí... ya os pondré fotitos...

5 Aleteos:

Rachel dijo...

chica!! te has puesto a hacer reformas a los 8meses de embarazo???
tu eres una maquina!!!! animo...y yo me agobio por la mudanza y ordenar la ropa...

mucho animo pon fotillos cuando lo tengas todo nosotros estamos redecorando low cost pero redecorando.

un beso

MaGiA dijo...

;-)¡Raquel, vaya lío en el que te has metido!
Lo de ponerse a hacer preparativos y modificaciones en la casita tiene que ver con el instinto de nidificación y nos pasa a casi todas... aunque tu te has superado.
Abrazos ordenaditos!

Mama de la Peque dijo...

Jajaja, me río. Yo estoy con Magia, el instinto del nido te ha llegado exagerado.
jajaja. No te envidio nada, no me gustan las obras.

Queremos ver fotos.

Mucho ánimo y tomate las cosas con tranquilidad

Raquel dijo...

Rachel: Jajaja... que sí, que yo soy asín, vamos que si no hay riesgo no hay emoción, jajaja!... A mí las mudanzas me estresan un montón, y es verdad que esto se ve igual!!!

Magia: Pues sí, eso es lo que yo pienso, el síndrome del nido... pero llevado al extremo, lo peor es que ahora voy a apurar con la limpieza y mi marido ya me empieza a mirar mal, jajaja!.

Mamá de la Peque: Si mi marido fuera como el tuyo de organizadito y lo bien que hace la limpieza... yo me metería en obra todos los días, jajaja!. Pero vamos que el mío no es tan así y aunque es de los que sabe pasar la escoba, no es de los que pone mucho empeño...

Todavía no hay fotos porque sigo empantanada... ya me veo con la niña en brazos y haciendo el estucado, jajaja!.
Besos!!

Madre desesperada dijo...

Es que debe haber alguna hormona en el embarazo que te empuja a hacer mil cambios en tu casita para preparala para la llegada del bebé. A mi me pasa lo mismo. No paro de organizar, ordenar y pensar en cambiarlo todo. No te dejes ir con la canastilla que Rocío nos puede dar la sorpresa cualquier día. Espero que estés mejor. Arriba ese ánimo y a cargar con la barrigota unos días más. Dentro de nada ¡Noviembre! No queda nada...