sábado, 21 de enero de 2012

Primer día sola y sigo viva!!!


Mi marido pasó a engrosar las listas del paro desde principios de este mes... y ayer salió a hablar con varios conocidos, al Colegio de Abogados, a inscribirse en el Colegio de Árbitros, etc... en resumidas cuentas... me dejó sola con los tres. Y era la primera vez desde que nació Rocío que me quedaba con ellos.

Sobreviví aunque a duras penas.

En primer lugar cambié el pañal a Rocío y sí, sí... lo he hecho mil veces y además estoy acostumbrada a cambiar pañales, que si me pongo a pensar no he parado desde hace casi cuatro años... pero mira por donde, la niña se me hace caca encima!!... vamos que me pongo a cambiarla sobre mi cama porque aún era tempranito y me hace la gracia la condenada... no os cuento como quedé yo, las sábanas, edredón y demás... y lo peor es que no sé que tiene la caca de bebé, que tienes que frotarla y refrotar... venga, esto para empezar.

Sofía se quita el pijama para ponerse ropa de estar en casa, yo dando pecho a la peque... he de decir que hace mucho tiempo decidimos sujetar todos los muebles a las paredes... en primer lugar porque aquí tiembla mucho, hay probabilidades de terremoto y hay cosas que ya hacemos por inercia, sobre todo después del terremoto de hace dos años... no poner nada sobre las cabezas en la cama, ninguna balda, cuadro o lo que sea que se pueda caer encima... despejar todas las vías de escape, y sujetar los muebles para que en el peor de los casos no se caigan y bloqueen alguna salida o se caiga encima de alguien... y en segundo lugar porque los niños pueden subirse a los muebles y caerse... vale, vale... soy aprensiva.
Bueno, pues ahora que lo pienso o no soy tan cuidadosa como yo pensaba o mi hija más fuerte de lo que creía... el caso es que la cómoda donde guardo su ropita interior y la ropita de Rocío cedió y cayó al suelo...

Cuando oigo el estruendo y el grito de Sofía el corazón me dio un vuelco... dejé a Rocío en la cuna y salí corriendo, ella justo salía de su habitación temblando como una hoja, pobrecita la carita que tenía... afortunadamente el mueble no se cayó sobre ella... pero la habitación estaba hecha un desastre, toda la ropa por el suelo, las fotos que estaban sobre la cómoda esparcidas, algunas figuritas rotas... en fin... lo importante era que la niña estaba bien, con el susto en el cuerpo, pero bien.

Y como hay cosas que no fallan... por ejemplo, limpias los cristales y se pone a llover... (bueno, menos aquí, que cuando dicen que es clima mediterráneo se deben referir a Benidorm), pues hay otras cosas que tampoco fallan... me pongo a darle pecho a la niña y los mayores se pegan mientras comen... o simplemente no quieren comer... "Diego siéntate!... Sofía come!... he dicho que por favor te sientes, qué termines de comer... no te atiborres a agua que luego no comes!" Y eso que hay que dar pecho con mucha calma, con tranquilidad y con mucha paciencia... pero es que se me agota por momentos...

Y ya para terminar la mañana Diego salta encima del sofá con su mala suerte y se roza el ojo con la tela del sofá, consecuencia una quemadura debajo del párpado, todo esto en cuatro horas... sino llega a entrar papá por la puerta, creo que me hubiera colgado del manzano...

7 Aleteos:

Jesús dijo...

Como te entiendo con lo de la caca, tienes que frotar y frotar para que salga bien...

menos mal que todo fue bien. vamos Raquel, mucha paciencia y fuerza que tu puedes!! un beso

porfinyomisma dijo...

ay cariño, como me has recordado a mí misma hace un par de años....
Son oprtunísimos...esperan a que estés dando el pecho para pelearse, o para pedir caca, o si tienes a la peque en la bañera te pedirán mil cosa.....
Pero tu respira hondo y repitete el mantra "yo puedo, yo puedo, yo puedo..."
Enseguida pasará esta época, disfruta de tu peqeñina y de tus dos terremotos.
Un beso.

Madre desesperada dijo...

Uf, que mala suerte. Te entiendo perfectamente a mí me pasa igual y sólo tengo dos. En cuanto estoy atendiendo a uno el otro la lía. ¡Qué hartura! Me armo de paciencia y dejo a uno llorar hasta que acabo lo que he empezado.

Espero que tu marido encuentre trabajo pronto.

Jeza Bel dijo...

Ay madreee, si es que es la ley de murphy, cuando papi no está se lía la de dios en casa!!!

Lo hiciste fenomenal......el momento en el que ves al padre de las criaturas entrar por la puerta no tiene precio, verdad????

Un besazo

Raquel dijo...

Jesús: Como sabes lo de las manchas, jajaja!... ni con el jabón Chimbo salen, y para mí, sino salen con Chimbo, no salen con nada, jajaja!

Porfin: Gracias por los ánimos, ahora me quedo más tranquila sabiendo que no soy la única y que estos momentos pasan... pero si es verdad que son taaaaaaaaaaan inoportunos, jajaja!.

Madre Desesperada: Pues entonces no te animes rapidito a por el tercero, jajaja!... Aguantoformo... no nos queda otra, no?
Hoy ha salido a una entrevista... a ver si sale algo prontito... Gracias.

Jeza: Pues sí hija, sí... no hay tarjeta de crédito que page ese momento... es verle entrar por la puerta y ver al mísmisimo Angel de la Guarda, jajaja!... Gracias, gracias... por lo menos cuando llegó Padre estabamos los cuatro enteros, y eso ya es mucho, no?? Jajaja!.

Paris dijo...

Jolines!!! terre,motos??? qué miedo.
Menos mal que a tu niña no le cayó encima, qué susto! pero quedó todo ahí, en un susto y más faena para recoger;)
Pero ves, al final solita puedes!

Raquel dijo...

Sí, sí... hace dos años vivimos un terremoto, menudo susto!!.
Lo de la cómoda... pues el corazón me dio un vuelco cuando escuché el estruendo y el grito de la niña.
Menos mal que solo quedo en un susto y no la pasó nada.
Siiiiiiiiiii! puedo solita!!